Recomendaciones de Sor Emmanuel

Report de Sor Emmanuel del 15 de mayo de 2007

¿Cómo preparar bien el corazón para la peregrinación?

La temporada de las peregrinaciones está en su apogeo en Medjugorje. Quisiera compartir aquí algunas sugerencias para prepararse bien para la peregrinación y poder así aprovecharla al máximo, permaneciendo a la escucha de la voz de Dios durante la misma.

Jesús, María y José partían en peregrinación tres veces por año para celebrar al Dios Vivo de Israel. Era un acontecimiento de suma importancia para el pueblo y un mitzva (mandamiento) importante para los judíos. Desde Nazaret, era preciso caminar 170 km para llegar a Jerusalén. Debían abandonar sus actividades, sus hábitos, sus horarios de oración, su trabajo, sus relaciones y aceptar estar desarraigados durante cierto período de tiempo. No sabían nunca por anticipado qué les aguardaría en el camino, pero afrontaban con alegría la falta de comodidad y el cansancio. Una finalidad exultante los movilizaba: el ir a orar al Templo, el “ser vistos” por Dios y responder a su llamada! Cada peregrinación les permitía alcanzar una nueva cima en su vida espiritual.

Mis 17 años de presencia en Medjugorje me han mostrado que la mejor preparación puede resumirse en dos puntos: acoger positivamente lo inesperado y abrir el corazón. He aquí algunos consejos que le ayudarán:

- Exprésele a Dios y a la Sma. Virgen su gratitud por haber sido invitado y agradézcales por anticipado todas las gracias que recibirá. Ellos, en su calidad de anfitriones, tienen preparadas abundantes gracias para usted.

- En su casa, antes de la partida, comience a leer algunos mensajes y testimonios. Prepare su espíritu informándose sobre las apariciones, para que una vez aquí tenga ya las informaciones básicas incorporadas.

- Decídase a estar feliz, a no quejarse nunca, a encarar todo cuanto le ocurra de forma positiva. ¡Esto permite atraer sobre usted y sobre cuantos lleva en el corazón inmensas gracias! ¿La cama no es tan confortable como la suya en su casa? ¡Recuerde que hace veinticinco años los lugareños ni siquiera imaginaban que algún día poseerían camas! ¿No está habituado a esta clase de comida? ¡Recuerde que en 1981 los aldeanos no tenían lo necesario para alimentarse suficientemente y que tenían que ir a trabajar a Alemania para asegurar la vida de su familia! ¿La pensión carece de aire acondicionado? Recuerde que Jesús no conoció esto durante los tórridos veranos en Israel. ¿El guía es así o asá? ¿Su compañero de habitación es de determinada manera? ¡Perfecto! ¡Intente aprender a amarlo divinamente y a resistir a los impulsos que se despiertan en usted! ¡Pídale que le hable de su infancia y acoja al niño que se esconde dentro de él! ¡Una peregrinación ofrece tantos motivos de acción de gracias a Dios cuando por el contrario estamos tentados de protestar! ¡La Sma. Virgen recogerá todos estos pequeños sacrificios ofrecidos y los utilizará para alcanzarle inmensas gracias!

- Tenga siempre presente el verdadero propósito de su peregrinación: María sueña con cambiarle el corazón y el rumbo de su vida. ¡Ella desea su conversión total, porque lo ama con inconmensurable amor! Prepare su corazón para realizar una buena confesión, que sin lugar a dudas es lo más importante de su estancia en Medjugorje; porque la confesión nos purifica y quita de nuestro interior lo que nos impide escuchar atentamente la voz de Dios (continuará en el próximo Report)

Report de Sor Emmanuel del 15 de julio de 2007

¿Cómo aprovechar bien nuestra peregrinación? (continuación del 15 de mayo)

Es muy numerosa la afluencia de peregrinos a Medjugorje este verano, por lo que deseo sugerir aquí unos consejos para que puedan aprovechar al máximo su peregrinación:

- Sean sobrios en la manera de preparar su equipaje. Muchos peregrinos llegan a Medjugorje muy cargados de cosas materiales y esto repercute en su corazón que también se encuentra pesado. ¡La peregrinación es un tiempo propicio para vivir un cierto desapego y pobreza, tan benéficos para el alma! El desapego permite que el alma se abra plenamente a la gracia. Pensemos que cuando Jesús y sus santos padres peregrinaban a pie tres veces al año a Jerusalén se contentaban con poco, experimentando así una gran libertad interior.

- ¡Abran sus corazones! Es el mensaje que María da constantemente a los peregrinos en Medjugorje. Sean generosos con Dios, déjenlo realizar los cambios que ustedes necesitan sin restricción alguna, porque la peregrinación es un tiempo de privilegios, una ocasión favorable para dejarlo actuar en sus almas. Él sólo lo hará en la medida en que ustedes se abran a Él con toda libertad.

- Eviten toda búsqueda de signos sobrenaturales. Quienes están tras estas cosas se equivocan. ¡Corren el riesgo de regresar a sus hogares decepcionados, pues en Medjugorje los milagros ocurren principalmente en los corazones! ¡Se arriesgan a perderse las gracias que la Virgen les tiene reservadas y quedarse con el corazón vacío!

- ¡Regocíjense trabando nuevas amistades, aprovechando para conocer a nuevos hermanos y hermanas en el Señor dentro de su grupo! Frecuentemente los nuevos contactos que el Señor crea en una peregrinación son importantes para el futuro. Cuando estén nuevamente en casa sus nuevos amigos les ayudarán a vivir los mensajes. ¡Contarán así con un nuevo sostén espiritual! Muchos pequeños grupos de oración y de caridad se han formado entre compañeros de peregrinación.