¿Quién es el Padre Jozo? História Completa

A la edad de 39 años, 13 como ministro de Jesucristo, el padre Jozollegaba a Medjugorje un 11 de noviembre de 1980, proveniente de la parroquia de Posusje, al noreste de Herzegovina. De espiritualidad carismática y con la ilusión de llevar el Espíritu Santo a aquellas gentes, se encontró con un pueblo de ferviente tradicionalismo que no veía la necesidad de introducir cambios.

Del 17 al 24 de junio de 1981 se encontraba dirigiendo un retiro para las religiosas de KlostarIvanic, en el norte de Croacia. Después debía acudir a Zagreb a un encuentro de la Renovación Carismática y posteriormente realizar una visita a su antigua parroquia de Posusje, de la cual sentía profunda nostalgia. Durante estos días no pudo comunicarse vía telefónica con la parroquia de Santiago Apóstol de Medjugorje debido a un incendio provocado por una tormenta eléctrica que quemó las instalaciones del edificio de servicios públicos.

A su regreso a Medjugorje, pasado el 25 de junio se encontró con una aglomeración de personas y coches que invadían el pueblo y que le confirmaba lo que acababa de oír a su paso por Mostar (a unos 30 km. de Medjugorje), en su viaje de regreso: “Seis niños dicen que Nuestra Señora se les está apareciendo”.

Debido al poco tiempo que llevaba como párroco de Medjugorje, sólo ocho meses, el padre Jozo apenas conocía a unos pocos fieles ysólo de vista a los videntes.

Los que conocían al padre Jozo sabían bien que se trataba de una persona muy racional que desconfiaba de sucesos sobrenaturales y enraizado en lo esencial: la Santa Misa y los Sacramentos. Durante varios días, ayudado por su asistente, el padre Zrinko, interrogó a los videntes, juntos y por separado, intentando encontrar una respuesta que demostrase que todo aquello pudiese ser, o bien una estrategia de las autoridades comunistas para desacreditar a la Iglesia Católica, o bien una manipulación del mismo Satanás.

Sin embargo los dos primeros días del mes de julio, dos experiencias consecutivas supondrían un giro espectacular a su posición inicial frente a los nuevos acontecimientos. El 1 de julio mientras todo el pueblo empujado por la curiosidad se encontraba en el Podbrdo, el padre Jozo estaba orando solo en la parroquia.Preocupado por la situación, pedía luz a Dios sobre lo que debía hacer. Fue en aquel momento cuando pudo oír claramente una voz interior que le dijo:
- ¡Sal y protege a los niños!
Inmediatamente se dirigió a la puerta central de la iglesia. Al abrir la puerta entraron los seis videntes diciendo: ¡la policía nos persigue, escóndanos! Sin dudarlo, escondió a los niños en un cuarto en desuso dentro de la rectoría y él se sentó fuera de la iglesia bajo un ciprés. Al poco llegaron tres hombres de la milicia que le preguntaron ¿has visto a los niños?; a lo que él contestó: sí los he visto; los milicianos, interpretando que los había visto pasar continuaron su carrera rumbo a Bijacovici, pueblo contiguo a Medjugorje.

Este malentendido de la policía permitió que al día siguiente los niños pudieran estar en la parroquia rezando el Rosario. Durante la oración la Virgen se apareció a los niños y también al padre Jozo. A partir de entonces el sacerdote empezó a dar su testimonio. En la homilía de la Misa posterior al Rosario habló por primera vez a los fieles sobre el ayuno, la penitencia y la oración.